Las 7 lecciones que la vida me ha enseñado

Siento que la vida me ha regalado muchas fuentes de aprendizajes: mis padres, maestros, amigos, canciones, poemas, historias, viajes, películas, pero existe un lugar donde siempre recurro para recordar mis lecciones y seguir aprendiendo, es mi espacio favorito: la lectura.

Para mí, la lectura es la mejor fuente de información, con esto me refiero tanto a libros de tapa dura como los virtuales, revistas de emprendimiento o de liderazgo, biografías de personas exitosas, etc. Todo esto son parte de mi lectura y es todo aquello que ha contribuido con mi desarrollo personal.

Me siento muy feliz de poder compartir las enseñanzas que he rescatado:

  1. Cónocete. Tú debes ser tu fan #1. Obviamente sabes cuál es tu plato favorito, pero sabes cuáles son tus objetivos para este año? Tienes claro de cómo te gustaría vivir de aquí a un año? A cinco años? Sabes en qué eres bueno? Cuáles son tus virtudes? Qué te hace único? Cuáles son tus valores innegociables? No esperes que alguien responda estas preguntas sobre ti. Respóndete tú mismo.
  2. Sé agradecido. Mira, todos tenemos problemas, una vez que superas uno, surgirá otro al poco tiempo. No lo tomes como castigo o maldigas tu “mala suerte”. Tienes que aprender a ver estas situaciones de una manera que no te frene o te frustre, sino como oportunidades para aprender lo necesario y salir de eso. El resultado de esto hará que seas más grande en todos los aspectos. Esta es la recompensa al final de la batalla. Por eso mismo, si hoy tienes un problema y lo ves muy grande, te digo que lo grande no es el problema, sino que tú te sientes pequeño. No te preocupes, eso sólo significa que aún tienes algo por mejorar o afinar, una vez que encuentres la respuesta a ese obstáculo, te garantizo que luego verás ese problema como algo muy pequeño.
  3. Reflexiona. No permitas que los errores que cometes pasen desapercibidos, al mismo tiempo, no te amonestes cuando falles. Es necesario que te regales un tiempo en reflexionar al respecto. Hazlo con una perspectiva imparcial, estoy seguro que si verificas tu error podrás identificar exactamente en qué puedes mejorar o qué necesitas aprender. Una vez que encuentres la lección en el error tu sentimiento al respecto ya no será de amargura, sino de optimismo y renovación.
  4. Invierte tu tiempo. Si sientes que los días pasan muy deprisa, que no tienes rumbo, que los días son aburridos y te sientes agotado constantemente, probablemente sea porque no sabes en qué dirección vas, y si lo sabes, entonces no es la dirección que deseas con el corazón. Sé muy bien de lo que estoy hablando. Por mucho tiempo me sentía aburrido, me distraia con videojuegos o en compañía de amigos, pero al final del día, regresaba a lo mismo. Fue cuando conocí a personas que sus días eran opuestos a los mios, vivian felices cualquier dia de la semana, se les notaba en su caminar, en su tono de voz, en sus ojos. Tenian claro a dónde iban y el trabajo necesario para llegar. Eran un punto de referencia para muchos. Yo también quise lo mismo, asi que invertí tiempo en conocerme, saber qué me apasiona, mis cualidades y en cómo puedo dárselas al mundo. Desde entonces sé quién soy, lo que tengo para dar y el legado que deseo dejar.
  5. Sigue aprendiendo. No importa la edad que tengas, cuantas carreras estudiaste, el puesto laboral que tienes, las empresas que manejas. He conocido gente muy exitosa, con años de experiencias y sigan yendo a las librerias o descargando libros de Amazon para aprender temas nuevos. Tienen su ritual de aprendizaje, por ejemplo, unos 15 minutos durante la mañana y otros 15 minutos antes de dormir. Podría resumirlo de la siguiente manera si sigues vivo entonces hay algo nuevo por aprender.
  6. Sé feliz. Asegúrate de vivir bien, en base a tus valores, aportando algo bueno al resto. Está bien si hoy le fallas a alguien, no desesperes, todavía hay un mañana para remediarlo y perdonarse. No seas duro contigo mismo. Te mereces lo mejor. Todo esto depende de ti, sé responsable con tu propia felicidad. Eres lo suficientemente apto para llevar a cabo lo que deseas para ti y tu familia. Ten en cuenta lo siguiente: la vida no te da acceso a un deseo que no puedas alcanzarlo. Esta reflexión la llevo en mi corazón todos los días.
  7. Cree en ti. Debes ser tu mejor postor, nadie mejor que tú sabe el valor que representas, las habilidades que cuentas y la capacidad que tienes para llevar a cabo proyectos importantes. Creer en uno mismo es el punto de partida para la carrera de una vida con optimismo y goce.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.