10 Cosas que no deberías hacer

Te confieso que no siempre tuve una correcta actitud hacia la vida.

A lo largo de mis 28 años pasé por varias etapas buenas y no tan buenas.

En un comienzo las experiencias eran muy frustrantes y angustiosas, debido a que no contaba con la madurez para rescatar el aprendizaje.

Conforme pasa el tiempo, uno va interpretando las vivencias gracias al aprendizaje que uno va obteniendo de los libros, experiencias ajenas y consejos recibidos.

La siguiente lista es un compendio de “10 cosas que no deberías hacer”. Está basado en mi propia experiencia y dirigido a toda persona que sienta, como yo una vez sentí, que su estándar de vida actual no es como lo quiso hace 3 o 5 años.

  1. Quejarte. Las cosas no siempre se dan como uno la planifica, y cuando esto sucede, la boca se nos llena de quejas, ¿por qué siempre a mí? ¿algún día me funcionarán las cosas? ¿creo que así es mi suerte? (Y la más grande todas) ¿Dios, acaso tú me odias?
  2. Complacer a todos. Por no entristecer a otra persona, solemos decirle “sí” a todas sus peticiones. La persona puede llegar hasta vivir la vida que otros quisieran para él. Esto no es felicidad.
  3. Procrastinar. Normalmente uno dilata la acción cuando el miedo supera a la satisfacción. El temor de ser burlado o criticado puede paralizarnos, incluso puede tentarnos a renunciar a nuestros sueños.
  4. Malgastar tu tiempo. La vida está hecha para producir, no para holgazanear. Claro que existe una fase de descanso y relajo, pero este no debe ser mayor al tiempo de producción.
  5. Discutir. Es muy diferente ponerse de acuerdo con la otra parte y entrar en discusión. Lo segundo suele ser una batalla de ego, lo primero consiste en escuchar y luego opinar.
  6. Comer chatarra. Nuestro cuerpo suele ser nuestra carta de presentación. Comunicamos mucho más con nuestra apariencia y gestos que cuando hablamos. En pocas palabras, tal cual se encuentra tu mente, tu cuerpo lo refleja.
  7. Saberlo todo. No seas un “sabelotodo”. El poder no está en el conocimiento, sino lo que haces con ello. En lugar querer saberlo todo, mejor comparte todo lo que sabes. No sólo crecerás tú, también tu comunidad.
  8. Culpar. El no tomar responsabilidad de tu vida, es lo que te lleva a señalar a otros como los causantes de tus malos resultados. Uno se convierte en adulto cuando toma la responsabilidad de todo lo que suceda con su vida. Por tanto, antes de pretender culpar a otros, intenta mejor tener una conversación seria con tu espejo.
  9. No escuchar. Si no escuchas no hay comprensión. ¿Cómo puedes compartir un propósito con un colega si te has dado el tiempo de escuchar sus principios y valores? Pretender ayudar a otro sin escuchar sus problemas es una locura.
  10. Dejarlo a la suerte. La vida está llena de regalos y sorpresas. Existen miles de caminos por recorrer. Pasiones por descubrir. Hay mucho por aprender y compartir. Sin embargo, el destino de nuestro viaje no puede ser dejado al azar o dejarlo en manos ajenas. Necesitamos tener un norte. Debemos ser los capitanes de nuestra vida. Nuestra brújula son los valores que llevamos en nuestro corazones, estos guían nuestro camino hacia aquello que anhelamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.