Cómo tener claridad sobre mi futuro

Saber cómo quieres que sea tu futuro es una tarea de todos los días.

Tuve la suerte de crecer con la tecnología, esto fue una gran ventaja para mí. Con esto me refiero a la PC y videojuegos de los años 90.

Cuentan las historias que a mis 4 años tenía gran habilidad para los juegos de aventura, acción y de estrategia. Mi consola favorita desde siempre ha sido Nintendo. Podía pasarme el día jugando y aprendiendo inglés al mismo tiempo, ya que los juegos, en su mayoría, venían en ese idioma.

Cuando me sentaba en la computadora, a mis 7 u 8 años, me gustaba usar PowerPoint y Paint. Al ser programas dedicados a los efectos, formas y colores, robaba mi atención. Ya se imaginan los momentos de ensayo-error que tenía en esos tiempos. Fueron etapas muy divertidas.

Gracias a esta influencia desde pequeño, durante la secundaria (a los 15 años) decidí que quería estudiar una carrera relacionada con la tecnología, lo que me llevó a la Ingeniería de Sistemas.

A los 17 años, cuando terminé el colegio, me preparé para ingresar a una universidad que me forme en dicha especialización. Cabe destacar que a los 12 meses tuve que trasladarme a otro centro tecnológico para continuar mi carrera, por temas económicos.

A mis 19 años, con mi titulación a la mano, ingresé al mundo laboral. No tuve problemas, ya que sentía que estaba hecho para esto desde muy pequeño. Empecé trabajando como practicante en una empresa por 6 meses y luego pasé a otra mucho más grande, en donde estuve por 5 años.

Durante ese tiempo, puedo decir que experimenté muchas cosas, si bien es cierto que hacía lo que me gustaba, sentía al mismo tiempo que no avanzaba.

Te cuento lo que me sucedió en esos 5 años. Lo resumiré en pocas palabras: cada 16 meses recibía ascenso. Me elegían a mí por mi buen desempeño y otras veces porque era el más dispuesto a tomar los riesgos que conllevaba asumir un nuevo cargo.

Sin embargo, cuando me sentaba a reflexionar sobre a dónde estaba yendo mi vida, para ser sincero, no lo tenía muy claro. Yo decía: “Me imagino que en unos 16 meses me ascenderá”. Pero eso no me divertía. Creo que la palabra es que no me llenaba.

En ese entonces, tenía unos 25 años, con muy buen sueldo, mucha experiencia dentro del rubro. El problema estaba en que cuando me preguntaban que cómo me veía en los siguientes años, no sabía qué responder, no por vergüenza, sino porque no tenía idea.

Fue allí que intenté cambiar esa sensación de duda. Y para que entiendas por qué me sentía así te lo explicaré de manera rápida.

Yo era un joven que apuntaba a llegar lejos en el mundo laboral, me esforzaba más de lo normal para destacar, hacía el doble de lo que había que hacer. Escalé “rápido”, gané buena reputación. En resumen, me enfoqué en mi trabajo por muchos años.

Pero esa devoción que tuve con el trabajo no la había aplicado en mi vida personal, es decir, mi crecimiento personal. Fue a finales del 2016, que decidí darle prioridad a esa “pequeña” área de mi vida.

Así que empecé por preguntarme dos cosas importantes.

1. ¿Qué es lo que deseo?

Definir lo que queremos es complicado, porque pueden cambiar con el paso de los días.

En el 2012 quise ser un DJ de música House. Me encantaba tanto el ritmo (hasta hoy) que quise ser un creador más de este género.

Para el 2015 quise ser judoca (persona que practica Judo). Este deporte me enseñó tanto que pensé en practicarlo de por vida.

Por situaciones de la vida, ambas cosas quedaron solapadas por lo más importante que quiero hoy: ser un escritor.

Pienso que al momento en que decides lo que deseas para ti, llegarán situaciones que pondrán a prueba aquello que dijiste. Eso es bueno, ya que de esa manera te darás cuenta si realmente lo deseas con el corazón. Si solo fue un impulso temporal, al segundo o tercer problema, lo tendrás como un recuerdo.

2. ¿Qué cambios necesito hacer?

No basta con saber lo que quieres para ti. Más que saber, quisieras alcanzarlo, ¿cierto? La mejor manera es adoptar nuevos hábitos que poco a poco te acerquen a lo que deseas.

Por ejemplo, yo quisiera ser un escritor reconocido. Que mi trabajo se lea por muchos, se comparta entre todos y que se beneficien de mi contenido.

Yo no tenía el hábito de la escritura, pero tenía las palabras. Por eso es que desde este año (2019) decidí escribir públicamente, para eso separo espacio en mi agenda para escribir todos los días. Esta rutina me encanta. Irme a dormir todas las noches con una sensación de logro es incomparable.

Actualmente, escribo en Quora, en mi blog, escribo poemas y las comparto por Facebook o también en Quora, redacto microblogs en Instagram y, por último, escribo en mi diario (esto no lo publico).

Lo que gano con todo esto es práctica, para mejorar mi estilo, mi mensaje, mi escritura. Cuando veo lo que hago, el trabajo que he realizado y la nueva persona que me estoy formando a ser, te lo digo en serio que es mil veces mejor que tener 5 años de experiencia y con un sueldo superior al promedio.

P.D.: No pienses que tu trabajo termina al darle respuesta a las dos preguntas, simplemente es el inicio de todo. Lo que sigue después, es la clave. Es un trabajo de todos los días. A decir verdad, esto nunca termina. Asegúrate de sentirte realizado con cada paso que des. Para eso ten claro qué deseas y el camino que necesites tomar para alcanzarlo. No olvides disfrutar el viaje, ya que allí duerme la magia.